English  
   
Proyectos     Prensa     Suscríbete     Contacto
 
 
 
  Human Rabbits
Money to Read
Calle dividida
BUS
Cabeza de toro
Rape Map
Meeting Bowls
Encuentros de ascensor
Coche de ladrillo
Antifaces
Orquesta dispersa
Aduladores
Visita a Seseña
Cm2/h
Sorteo de jamones en un museo
Dinero para leer
A tientas
Careo
Los huevos
Guapo, feo o del montón
Acción contra la guerra
Miligramos/litro
Cabina con dinero
Invasión de besos
Excursión para la tercera edad
Telemadre
Rondonia
Virus Amazonas
Acción en un contenedor
Útero 2000
Videofurgoneta
Atentado navideño
  VISITA A SESEŅA
  2 de octubre de 2008, Seseņa, Toledo, Espaņa

 

  Un autobús trasladó a 150 alumnos del primer curso de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Europea de Madrid al nuevo barrio Residencial Francisco Hernando en Seseña. Una vez en Seseña, los estudiantes visitaron un piso piloto.

Los alumnos salieron del contexto de la universidad para dirigirse a una mini ciudad en medio de la nada. Durante dos horas se enfrentaron a la experiencia de habitar una ciudad semidesierta, fruto de la última burbuja inmobiliaria del país. Un páramo urbano donde no hay comercios, apenas hay habitantes y difícilmente puede encontrarse un bar. Un sitio donde las papeleras tienen telarañas.


La macrourbanización

Hace cinco años Paco «El Pocero» planeó levantar 13.508 viviendas en un secarral de Seseña, multiplicando por seis la población del municipio. A día de hoy tienen licencia de primera ocupación 2.536 de esas viviendas, pero solo hay 750 personas censadas en la macrourbanización. 
 
De las 13.508 viviendas previstas han obtenido licencia de edificación 5.096. El resto de licencias no se ha concedido por falta de infraestructuras y agua, y porque hay una línea de alta tensión que pasa por la zona que habría que desplazar.
 
La obra se publicitó en pleno periodo de alza de precios en España bajo el lema «La vivienda que sí puedes comprar». El residencial iba a contar con un estadio, campos de fútbol, fuentes, piscinas, un parque bautizado con el nombre de la mujer del constructor (María Audena) y un lago artificial con embarcadero.
 
Cuando la mayor parte de los compradores adquirieron su vivienda, no lo hicieron con la intención de vivir en ella, sino de ganar dinero revendiéndola, pero como la inversión en el ladrillo ha dejado de ser rentable, ya nadie compra viviendas en Seseña. 

2 de octubre de 2008

 

 
     
Suscríbete     Contacto